Todos hemos escuchado hablar de Amelia Earhart como una aviadora estadounidense, célebre por intentar el primer viaje aéreo alrededor del mundo sobre la línea ecuatorial.

En esta travesía impuso más marcas: primera mujer en hacer un vuelo solitario en el Atlántico, primera persona en hacerlo dos veces, la distancia más larga volada por una mujer sin parar y el récord por cruzarlo en el menor tiempo. Además, fue la primer persona en completar exitosamente la travesía en solitario entre Hawai y California sobre las aguas del pacífico.

Además de sus conocidas hazañas en el mundo de la aeronáutica, siempre estaba en la búsqueda de romper paradigmas, principalmente aquellos donde ciertos roles eran ocupados únicamente por hombres. Constantemente desafiaba los mandatos de la conservadora alta sociedad de la década del 30, cuando al casarse conservó y siguió utilizando su apellido.

Earhart fue galardonada por el Congreso de Estados Unidos con la Cruz Distinguida de Vuelo, la primera otorgada a una mujer. A partir de sus hazañas, utilizó su celebridad para promover el uso comercial de la aviación y defender la incorporación de las mujeres al rubro. Sin embargo, es llamativo que, al día de hoy, aún sean hombres la mayoría de los pilotos comerciales y militares.

En 1930, fundó la organización “Las noventa y nueve” que reunía a las 99 mujeres pilotos, buscando ampliar el alcance y la aceptación de mujeres pilotos en su país y el mundo. Todos describen a Amelia  como una mujer tenaz, intrépida y audaz, las mismas características que necesita una emprendedora, aún en el día de hoy.

“Por favor, debes saber que soy consciente de los peligros, quiero hacerlo porque lo deseo. Las mujeres deben intentar hacer cosas como lo han hecho los hombres. Cuando ellos fallan, sus intentos deben ser un reto para otros”, le escribió a su marido durante una de sus travesías.

Desde WIM, tal como buscó Amelia creando la organización “Las noventa y nueve”, buscamos promover el encuentro entre las mujeres, el emprendimiento y la tecnología para fomentar la igualdad de género en la construcción de un futuro exitoso y próspero para toda la sociedad, sin restricción de edad.

El próximo 8 de marzo, nos encontramos.

Inscribite para asistir en ideasfactory.link/wim2017.

— Romina Cragnolino